LAS MEDIDAS DE INCORPORACIÓN VINCULADAS AL SALARIO SOCIAL BÁSICO EN ASTURIAS. SITUACIÓN, EVOLUCIÓN Y PERSPECTIVAS

Enlace al PDF.

La Ley 4/2005 de Salario Social Básico supuso un avance sustancial en el ámbito de las políticas de rentas mínimas en nuestra comunidad autónoma. Reconoce un doble derecho, el derecho a una prestación económica de garantía de ingresos mínimos, sobre la base de la unidad económica de convivencia independiente y, el derecho a apoyos personalizados y a la participación en programas integrales que favorezcan la incorporación social de las personas y colectivos en riesgo de exclusión.

Estos apoyos constituyen una arquitectura técnica de intervención enmarcada por el Plan Autonómico de Inclusión Social, en el que se incluyen los Proyectos Locales de Inclusión Social, que a su vez, son los que contextualizan los Programas personalizados de Incorporación Social.

Como paso previo al diseño de esta ley, y con el fin de conocer y dimensionar la situación de pobreza y exclusión en nuestra comunidad autónoma, se realizó un estudio titulado “Pobreza y Exclusión Social en el Principado de Asturias” elaborado en el año 2004, por  Manuel Pérez Yruela y Gregorio Rodríguez Cabrero. Dicho estudio señalaba las principales características sociodemográficas de la población en situación o en riesgo de exclusión social en Asturias, indicando  que eran 7.000 el número de hogares en situación de pobreza grave y severa.

Sobre esta cifra se diseñó y dimensionó una Ley  con unos recursos humanos, materiales y financieros que han tenido que hacer frente a una de las crisis económicas y sociales más profundas y largas de la historia española, y que también ha afectado al conjunto de economías occidentales. Esta crisis, denominada por algunos autores como la Gran Recesión, ha supuesto una profunda transformación de los mercados de trabajo con la consiguiente modificación de los requisitos y condiciones de las personas que trabajan en ellos.

Por este motivo, la vida cotidiana y las perspectivas de futuro de muchas y muchos ciudadanos asturianos han cambiado profundamente a lo largo de los años transcurridos desde la aprobación de la Ley del Salario Social Básico hasta hoy. Las 7.000 familias potencialmente perceptoras del ingreso económico y de las medidas técnicas del Salario Social Básico se han convertido en más de 20.000. Así pues, en poco más de diez años esta norma ha beneficiado al triple de familias de las que, inicialmente, se preveía atender.

Esto ha sido posible gracias a una ley cuyo diseño ha permitido abordar  este vertiginoso crecimiento de necesidades sociales y al esfuerzo y solidaridad de la ciudadanía asturiana que quieren vivir en una sociedad igualitaria, redistributiva y cohesionada.

La necesidad de conocimiento, para la mejora de las intervenciones y  la evaluación de políticas públicas, hizo  que nos propusiéramos, en el programa de legislatura que presenté en la Junta General del Principado de Asturias en septiembre de 2015, el análisis  de los diez años de implantación de la Ley del Salario Social Básico, compromiso también recogido en el Acuerdo para la Competitividad Económica y la Sostenibilidad Social 2016-2019.

La doble naturaleza, económica y técnica, de la prestación  ligada a su concepción como doble derecho han impulsado la elaboración de dos estudios diferentes pero complementarios con el fin de profundizar en cada una de sus dimensiones. Uno de ellos realiza un análisis socioeconómico de la prestación y el segundo se centra en el desarrollo e implantación de las medidas de incorporación social. Aconsejo la lectura conjunta de ambos estudios para obtener una mirada integral y completa de lo que han sido estos diez años de la principal herramienta de lucha contra la exclusión social en nuestra comunidad.

La metodología de elaboración de los estudios, a través de la participación de profesionales expertos, entidades del tercer sector y personas beneficiarias, aseguran una mirada plural y caleidoscópica de una realidad tan compleja como la que se aborda, a través de una prestación cuyo desarrollo e implantación también lo es.

Con estos estudios se inaugura la colección “Estudios e Investigaciones” que publica la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, cuya finalidad el mejorar el conocimiento y análisis en el ámbito de los Servicios Sociales facilitando su divulgación.

Agradecer a todas aquellas personas que han colaborado en su elaboración, autores, profesionales y personas entrevistadas, su generosidad en cuanto a tiempo, dedicación y experiencia vital destinada a este fin: la mejora en la atención de las personas y de los servicios sociales en Asturias.

Pilar Varela Díaz
Consejera de Servicios y Derechos Sociales